Una mala calificación


“Hijo, me enteré a través de tu maestra que obtuviste un diecinueve de veinte en el examen de Biología”
le dice llena de decepción, Gloria, a su hijo de trece años llamado Enrique.
“Mamá, es que..”
apenas logra pronunciar Enrique antes de ser interrumpido por la mujer que lo trajo al mundo.
“Ya le he dicho a tu padre sobre tu pesima calificación. Aguarda a que llegue para que recibas
el castigo que te mereces.”
le hace saber Gloria a su hijo, quién tiembla en temor por lo que su madre le ha dicho.
“Yo no acepto tener a un hijo bruto. Eso más nunca!”
exclama Juan, el padre de Enrique, a su hijo, al entrar por la puerta de la casa.
En tan solo pocos minutos, Gloria grita a todo pulmón:
“Detenteeeeee Juan! Detenteeeee! Por favooooooooor!”
“Lo has matado, Juan! Has matado a Enriquito! Has matado a mi hijooooo!”
continua gritando Gloria, de rodillas y con el rostro cubierto de lagrimas,
mientras contempla al fruto de su amor con Juan, ensangrentado y sin
signos de vida.

Que tal le ha parecido el microrelato? Deje su comentario. Con gusto lo leeré y le contestaré 🙂

Anuncios