Cuidado Perrito


Esmeralda, una viuda con dos niñas, iba camino a un restaurante de comida rapida muy reconocido.
En sus manos cargaba a su hija menor, una preciosa bebé de seis meses llamada Rosanna.
Junto a a ella, caminaba alegramente su adorable hija mayor de 6 años llamada Isabela.
“Mami, dame tu mano. Como me la daba papi cuando salíamos”
le pidió la pequeña Isabela a su madre.
“Que?! Hazme el favor Isabela Margarita! Ya tu estás muy grande para que yo
te éste agarrando de la mano!”
le contestó con un tono repleto de amargura, Esmeralda a su hija.
“Cuidado perrito!”
exclamó Isabela, antes de ser atropellada y dejada sin vida por un conductor que manejaba a toda velocidad.

Anuncios