Tia Nora


“Sofia, recuerda que en un rato tendremos visita de la tia Nora. Por favor preparate para recibirla.”
le notifica Esmeralda a su hija adolescente.
“Está bien mamá. Me arreglo en lo que termine de leer este libro llamado la melancólica muerte del chico ostra”
le contesta Sofia a su madre.
Al marcar las 3:33 en el reloj, la tia Nora arriba a la casa de la familia de tres.
“Mi hermana, que vieja te ves! Como que te está pasando factura que Luis Carlos te haya abandonado.”
le dice con una sonrisa del tamaño del sol, Nora a Esmeralda.
“Y tu hija como que no ha podido cerrar el pico! Sofia, cómo piensas conseguir un novio así?”
continua expresando Nora, sin permitir que su hermana o sobrina puedan contestar.
“Buenas tardes!” exlama Juan, el hijo de Esmeralda, quién llega de la bodega con una bolsa llena
de carne molida y otra de panes para preparar hamburguesas.
“Y esto qué es? Así de chaparro te quedaste mi sobrino? Si vieras como está mi Cristian. Alto, como un
hombre de verdad.”
le hace saber Nora a su sobrino.
Sin que Juan pueda pronunciar al menos una palabra, Nora le expresa a su sobrino:
“Bueno al menos puedes prepararme una hamburguesa con ese pan y esa carne, chaparrin. Desde ahora te voy
a llamar así. Ah y para Sofia no habrá hamburguesa. Hay que ponerle un fin a su enfermedad ya.”

Anuncios

Cebollas y Dulces


Erika y Federico son una pareja de casados con una hermosa bebé llamada Ruby.
Viven en un modesto apartamento ubicado en el centro de una ciudad que lleva
por nombre “Santa Rita”.
El duo de enamorados trabaja desde casa, manejando un muy exitoso negocio dedicado a la venta
de tortas.
Erika se encarga de elaborar los deliciosos pasteles mientras que Federico
administra los pedidos realizados por los clientes a través de Internet.
Desde que la pequeña Ruby nació hace un mes, Federico siempre se ha ofrecido
lleno de furor quedarse en casa cuidando a la bebé, mientras su esposa
sale a comprar los articulos para la elaboración de las tortas.
Apesar de que muchas veces a Erika le ha parecido extraño este comportamiento
por parte de su esposo, nunca le ha presentado queja alguna a Federico por esto.
Durante dos semanas seguidas, la pareja ha logrado vender númerosas tortas, por lo que
Erika ha decidido salir hoy a comprar los productos necesarios para abastecer
el inventario del negocio.
Antes de que Erika abandonara el apartamento, Federico le pregunta cuanto tiempo
considera ella que se va a tardar en las diligencias.
“Creo que alrededor de dos horas, cariño”
le contesta Erika a su esposo, quién le sopla un beso desde una silla reclinable.
Pasan dos horas y Erika regresa al apartamento con diversas bolsas llenas de los
productos que ha comprado.
“Dios, cada vez está más costoso todo!”
exclama Erika a su esposo, quién le contesta con una risa nerviosa.
“Te pasa algo cariño? Te noto extraño!”
cuestiona Erika a Federico, quién le responda en voz baja que no le ocurre nada.
“Ruby duerme tranquilamente, querida. No has preguntado por ella!”
le expresa con una voz quebrantada y envuelta en nerviosismo, Federico a su esposa.
“Oh Dios! mi hija, que mala madre soy! Vengo con tantas cosas en la mente.Voy a verla!”
le contesta con una voz repleta de pena y angustia, Erika a su esposo.
“Que bella te ves durmiendo mi Ruby. Tu mami te adora mucho!”
le dice con tono lleno de ternura, Erika a su hija.
“Voy a jugar un rato Candy Crush en la laptop de Federico mientras duermes mi bebita!”
expresa Erika envuelta en emoción.
“Umm… Que contendrá esta carpeta llamada Cebollas y Dulces?”
se pregunta Erika llena de curiosidad.
“Mi Rubytaaaaaaaaaaa! Dios miooooo que es esto?”
gita Erika a todo pulmón y con el corazón a millón, al ver el contenido de dicha carpeta.
Federico se acerca a la habitación y le suplica de rodillas a Erika:
“Perdoname mi vida! Te lo ruego!”
Con voz amezanante, Erika le responde a su esposo:
“Dile adios a tu vida Federico! No mereces vivir!”
le grita Erika a su esposo, mientras corre a la cocina en busca de un
cuchillo para dejar sin vida a su esposo.

Gracias por leer el relato. Deje un comentario, con gusto le responderé 🙂

Lagrimas de cenizas


“Mami, tú y papi ya no me quieren!” le exclama el mayor de dos hijos a su madre. “Por qué dices eso hijo?” le contesta su madre con un tono repleto de curiosidad y tristeza. “Porque cuando fui a mostrarles el dibujo que había hecho con los colores que me regaló la abuela Rosanna, tú y papi me dieron la espalda para mostrarle a Eduardito a la tia Alejandra.”

Cuantas notas


Sofia escribe en su blog lo siguiente:
“Cosas que hace un hombre por una mujer: Nada.
Cosas que hace una mujer por un hombre:
1) Cambia su segundo apellido por el del hombre.
2) Se muda de la casa donde creció.
3) Abandona a su familia para vivir con el hombre.
4) Queda embarazada para complacer al hombre.
5) Aumenta de peso producto del embarazo propiciado por el hombre.
6) Sufre el dolor insoportable del parto mientras que el hombre
disfruta de un dia de playa.
7) Le cocina al hombre y a su hijo.
8) Le limpia la casa al hombre.
9) Le lava la ropa al hombre y a su hijo.
10) Le plancha la ropa al hombre y a su hijo.
11) No trabaja para criarle el hijo al hombre.
12) Mantiene una buena relación con los padres del hombre.
13) Le brinda consejos al hombre.
14) Mantiene relajado y libre de estrés al hombre.
Todo a costa de su propia salud, aficiones y belleza.”

Cuidado Perrito


Esmeralda, una viuda con dos niñas, iba camino a un restaurante de comida rapida muy reconocido.
En sus manos cargaba a su hija menor, una preciosa bebé de seis meses llamada Rosanna.
Junto a a ella, caminaba alegramente su adorable hija mayor de 6 años llamada Isabela.
“Mami, dame tu mano. Como me la daba papi cuando salíamos”
le pidió la pequeña Isabela a su madre.
“Que?! Hazme el favor Isabela Margarita! Ya tu estás muy grande para que yo
te éste agarrando de la mano!”
le contestó con un tono repleto de amargura, Esmeralda a su hija.
“Cuidado perrito!”
exclamó Isabela, antes de ser atropellada y dejada sin vida por un conductor que manejaba a toda velocidad.

Hombre de verdad


Luisa se regocija viendo un programa de televisión en la sala de estar.
María, una compañera de clases suya, regresa de la cocina, con unas deliciosas panquecas que ha preparado para ambas.
“Uy, mi amiga, mira a ese hombre, jugando futbol con su hijo. Ese si es un hombre de verdad!”
exclama llena de emoción María, mientras observa con detenimiento la pantalla del televisor.
“Luisa, ven a ayudarme con la silla de ruedas de tu papá por favor. Vamos a ir a colocarle unas flores a tu hermanito”
grita la madre de Luisa desde el patio de la casa.

RU-486


Una madre termina de preparar unos deliciosos sandwiches en la cocina mientras su hija con un mes y medio de embarazo hace uso de su laptop en la mesa del comedor.
“Sofia, ya he pensado en los nombres para el o la bebé. Estoy segura de que te van a encantar!” le expresa llena de emoción y sosteniendo un plato de porcelana que contiene los sandwiches que acaba de preparar, la madre a su hija.
En cuestión de segundos, el plato de porcelana cae al piso y se hace pedazos al darse cuenta la madre de las palabras escritas en la laptop de su hija: “Donde comprar RU-486?”